La tía Pikachú, como se hizo conocida la ex integrante de la Asamblea Constituyente, asumió su error y manifestó su arrepentimiento por usar el traje alusivo al dibujo animado.

¿Qué pasó?

Giovanna Grandón realizó una gran autocrítica a su aparición junto a un “dinosaurio” en el podio nacional, en el marco del fracaso del Apruebo en el plebiscito recién pasado.

A través de una entrevista concedida al portal de internet La Tercera PM, la también transportista escolar comentó que ella misma emitió un comunicado público en la red social Instagram, dando cuenta de su mea culpa.

 “Yo personalmente quedé afligida, tengo una tristeza en mi corazón (…) el voto democrático siempre será respetado. Todos debemos ser autocríticos y ver en qué parte fallamos…” señaló.

“Mi autocrítica es que no debí ponerme el traje de Pikachu en la hora de colación”, dijo Grandón, asegurando que aún le duele lo que sucedió, porque la campaña del Rechazo ocupó sus imágenes aprovechando la exigua seriedad relativa a su presencia en la sala de la asamblea. “Como me usaron ahí, la gente pensaba que iba a trabajar todos los días con el disfraz, cosa que no era cierta”, aclaró.

Del estallido hasta la convención

Giovanna Grandón alcanzó la fama durante las marchas del Estallido Social, donde acudió la mayor parte del tiempo vestida con el traje amarillo de Pikachu, de la serie Pokemon.

Luego de su llamativa aparición, la mujer postuló a la Convención Constitucional, donde tras ser elegida asistió con el disfraz a un pleno del órgano redactor.

Variadas críticas de diversos sectores recibió Grandón por culpa del disfraz, ya que la acusaron de poco seria.

 Al final de la nota de La Tercera PM también fue entrevistada Isabel Godoy, convencional colla, quien culpó al ciudadano común de la derrota.

“El individualismo como cultura primó. Decían, no me gusta la plurinacionalidad. Y se cegaban, y no veían el trabajo doméstico», dijo la exconvencional.