Han pasado 36 años desde la declaración de Pedro Franco Rivas, quien reconoció haber mentido en su declaración, para inculpar a otros de sus compañeros de quemar vivos a Carmen Gloria Quintana y al fotógrafo Rodrigo Rojas De Negri, quien falleció por las heridas.

¿Qué pasó?

Un exconscripto aseguró haber mentido durante el juicio por el Caso Quemados, donde 10 militares fueron condenados por el homicidio consumado de Rodrigo Rojas de Negri, y el homicidio frustrado de Carmen Gloria Quintana.

Este caso acontecido en el año 1986, fue catalogado en la historia de nuestro país como el más emblemático sobre violaciones a los Derechos Humanos durante la dictadura.

El ministro en visita del caso, Mario Carroza, determinó que los militares “rociaron los cuerpos de los dos con combustible y mediante el empleo de un elemento adicional, se les prende fuego”.

En el fallo se señala: “A consecuencia de esa acción se incendian sus ropas y resultan ambos con sus cuerpos quemados en una importante proporción”.

Rodrigo Rojas falleció cuatro días después, mientras que Quintana, que actualmente es profesora universitaria, sobrevivió al ataque con quemaduras en más del 60% del cuerpo.

Vuelco: algunos militares serían inocentes

Pedro Franco Rivas, aseguró que mintió e incriminó a otros militares que no tuvieron relación con el delito. Así lo dejó de manifiesto en un documento notarial del 1 de abril de este año, donde indicó que “la idea es corregir mi declaración judicial de fecha 27 de julio del 2015 junto a otras diligencias, todas ellas prestadas ante el tribunal del Juez Mario Carroza”.

Asimismo, acusa que fue manipulado por un periodista de Chilevisión en 2015 debido a sus “vulnerabilidades existentes”.

“Tal declaración, diligencias y careos aludidos, son absolutamente falsos, en atención a que dadas mis vulnerabilidades personales existentes en esa fecha (inestabilidad emocional, sin trabajo, situación de calle), fui manipulado por un equipo profesional del canal Chilevisión liderado por el periodista Alejandro Vega”, señala.

Exconscripto asegura que equipo de prensa le ofreció dinero

Asimismo, el exmilitar confirmó que a cambio de inculpar a otros militares también condenados, le ofrecieron sacarlo de su situación de calle, darle dinero en efectivo, vestuario y alimentación, entre otros beneficios.

No solo eso, sino que afirmó que fue llevado a un hotel para prepararlo antes de declarar ante el juez Carroza.

“La manipulación se llevó a cabo en ofrecerme sacarme de la calle, darme dinero en efectivo, vestuario, alimentación, una nueva vida y otros beneficios, junto con ofrecer llevarme a un hotel para prepararme a declarar ante el juez Carroza, induciéndome a faltar a la verdad incriminando a otros militares”, agrega.

“Recuerdo que el periodista Alejandro Vega junto a otras personas que no recuerdo, fue quien me ubicó en la calle y se aprovechó de mis vulnerabilidades como las indicadas, ofreciéndome incentivos y una nueva vida, a cambio de cambiar mis declaraciones prestadas en el proceso llevado a cabo desde el año 1986 y acusar a otras personas.”, indica Franco Rivas.

“Ante tal ofrecimiento, acepté como dije, justamente por no tener trabajo, falto de dinero y tantas cosas que necesitaba”, reconoce.

 “Me convencieron de mentir”

El hombre afirmó que no se sentía seguro en la vida, vulnerable y con miedo, hasta que aceptó lo que le habría ofrecido el periodista Alejandro Vega, inculpando a un oficial identificado como Julio Castañer, sentenciado a 20 años de presidio.

“Junto al periodista y su equipo de televisión, también estaba el señor Fernando Guzmán Espíndola, exconscripto del regimiento Los Libertadores y que también participó en los hechos del caso quemados, pese a que nunca estuvo siquiera cerca de lo ocurrido, ya que yo sí estuve”, asevera.

“Fernando Guzmán Espíndola nunca fue mi amigo, pero junto al señor Vega me convenció de mentir inventando una historia y obligar a tener un relato falso y muy parecido al que él mismo realizó en un reportaje del canal Chilevisión”, sentenció.