Denuncia de medio digital señala vulneraciones al reglamento de uso de las tarjetas otorgadas a los políticos.

¿Qué pasó?

Una investigación de Ciper Chile descubrió que parejas, hijos y amigos de varios diputados y diputadas han utilizado las tarjetas de combustible que son financiadas con fondos públicos y de uso exclusivo para parlamentarios y asesores.

Los parlamentarios cuentan con unas tarjetas para cargar combustibles a sus vehículos, las que están asociadas a una clave personal, un RUT y una patente, por lo que se supone es un sistema difícil de vulnerar, este sistema fue implementa en 2018.

“El sistema de control es laxo, y no asegura que esas tarjetas, financiadas con fondos fiscales, no se utilicen para fines distintos de los legislativos”, se lee en el reportaje, donde se mencionan claros ejemplos de parlamentarios que habrían cometido esta irregularidad.

Si bien la tarjeta es personal e intransferible, muchos justificaban esta anomalía en que iban con ese familiar en el auto. Sin embargo, muchas veces estaban dentro del Congreso a la hora de carga del combustible.

¿Quiénes son los aludidos?

Según publica el Ciper, el diputado Cristóbal Urruticoechea, del Partido Republicano, registra varias cargar realizadas por su hijo y su esposa, algo que está fuera del marco normativo.

Tamara Küpfer Moller, cargó bencina en, al menos, 38 ocasiones; su hijo, Ignacio Urruticoechea, aparece en los registros efectuando una carga de 34 litros de diesel el 18 de enero de 2021 en San Bernardo, y de nuevo el 16 de julio de 2022 en una bomba de bencina de Concón. Esa vez la carga fue por $46.413.

Pero no es el único parlamentario que registra cargas fuera de regla. La diputada Claudia Mix, de Comunes, anota a su hija, y  la diputada Viviana Delgado (Ecologista Verde) aparece su marido.

La diputada Mix argumentó que ella no tiene licencia para conducir, por lo que necesita que alguien lo haga por ella, siendo esa persona quien carga combustible con su tarjeta.

En tanto, Viviana Delgado dijo algo similar, ya que no maneja luego de haber sufrido un accidente, así que es su marido es quien lo hace por ella, administrando las tarjetas de carga.

Por otro lado, se menciona una carga de combustible de los exdiputados Diego Paulsen (RN) y Gustavo Sanhueza (UDI) mientras estos figuraban con licencia médica.

Otro caso es el de Boris Barrera (PC) quien perdió una de las tarjetas y terminó en manos de un desconocido que se gastó $1,7 millones en combustible.