El gastroenterólogo del Hospital Sótero del Río  profundiza en los riesgos del consumo de pescados y mariscos durante Semana Santa, y en las respectivas medidas de prevención para evitar enfermedades.

Sin duda las festividades de Semana Santa generan que los chilenos consuman más pescados y mariscos. Por esto es que las precauciones en cuanto al consumo seguro de estos alimentos y la higiene en su manipulación son fundamentales para evitar intoxicaciones.

Una preocupación no menor es la que provoca en esta época la bacteria llamada vibrio parahaemolyticus, que junto a la marea roja son grandes causantes de la mayoría de las intoxicaciones alimentarias durante estas fechas.

“Hay que tener cuidado principalmente con dos fuentes de enfermedades, una, que es la que conocimos lamentablemente hace poco con la muerte un niño, intoxicaciones producto de toxinas, y otras, que son las infecciones.  En relación a las toxinas, es conocido que en algunos momentos del año, aumentan la cantidad de algas microscópicas en los mares, que le dan un color distinto, de ahí que se le llame “marea roja”. Esta alga produce la toxina, siendo absorbida por los mariscos, que son verdaderos filtros de todo lo que pasa por el mar, y la toxina queda en ellos. Por lo tanto, una persona que los ingiera, puede enfermar gravemente y puede llevar a la muerte. Por otro lado, es conocido que los mariscos, así como pescados, pueden contener bacterias, virus, y/o parásitos, pudiendo enfermarnos por esa vía”, señala a PALD el Dr. Mauricio González, gastroenterólogo del Hospital Sótero del Río.

Revisa entrevista completa en nuestra edición digital: