La exatleta, en una carta divulgada por La Tercera, argumentó diferencias valóricas y de prioridades con la bancada de Renovación Nacional.

¿Qué pasó?

La diputada Erika Olivera presentó su renuncia durante el fin de semana a la bancada de Renovación Nacional (RN), lugar en el que llevaba a cabo sus actividades legislativas como independiente.

Según publicó La Tercera, la parlamentaria optó en dimitir a la bancada durante esta semana para acercarse al nuevo movimiento “Sentido Común”, que surgió producto de la articulación de Amarillos por Chile, agrupación que reúne a figuras de la centro izquierda y que tuvo su origen durante el proceso constituyente.

Misiva de Olivera

Mediante una carta publicada por el medio de comunicación, Olivera comentó que “el poder no es lo que me interesa, llegué a la política porque mi larga carrera deportiva, una vida de trabajo, más mi preparación académica me dieron la certeza que puedo ser voz de muchas personas que no son oídas o no son prioridad, como el deporte, las mujeres, los niños y niñas y los adultos mayores”.

Entre los motivos de su renuncia, estarían las diferencias en temas valóricos y en las prioridades de la bancada. “Mi rigurosa formación deportiva, me insta a ser honesta y reconocer que los temas valóricos y mis prioridades no son las mismas que los de la colectividad de la que hoy formo parte”, comentó la diputada. Y agregó que permanecerá en la “búsqueda de otras formas de sacar adelante los temas que mueven mi alma” y que mantendrá su compromiso con “la defensa de nuestra democracia”.