En cuatro años el volumen de agua cayó a 99 millones de metros cúbicos, por lo que está al 40 por ciento de su capacidad. 

El embalse El Yeso, en las alturas del Cajón del Maipo, es una de las reservas artificiales de agua más importantes a nivel cordillerano y del gran Santiago. 

Durante los últimos 10 años ha sufrido los efectos de una sequía sin precedentes debido a falta de precipitaciones. Según la Dirección Meteorológica el embalse en el 2009 recibía 648 milímetros pero el año pasado la última medición reveló que solo llegó a 124 milímetros, un déficit del 80 por ciento. 

Con eso como contexto, las fotografías satelitales reveladas por la agencia espacial estadounidense NASA son devastadoras. Los registros que ve a continuación son del año 2016 y del 2020. En cuatro años el agua se redujo de 219 a 99 millones de metros cúbicos según el reporte de Earth Observatory. 

“Ninguna sequía en el registro meteorológico moderno de Chile (desde 1915) ha durado más tiempo, los paleoclimatólogos que buscan pistas de las condiciones climáticas pasadas en los anillos de los árboles estiman que la última ‘megasequía’ de esta escala probablemente ocurrió en esta región hace más de mil años”, señaló René. D. Garreaud, científico de la Universidad de Chile en el reporte elaborado con antecedentes del Landsat del Servicio Geológico de Estados Unidos.

En la misma nota se señala que los científicos atribuyen que el 25 por ciento de la intensidad del vaciamiento del embalse se debe al calentamiento global y lo restante a los ciclos naturales de la circulación atmosférica, las temperaturas del océano y la lluvia. 

Las cimas clave hacia el sur y el este, que normalmente estarían cubiertos de nieve, ahora están secos lo que se traduce en que los torrentes que en primavera y verano no fluya  hacia el embalse.