Marisol murió repentinamente, no arrastraba enfermedades graves. Dejó a su esposo, tres hijos y dos nietos en una profunda tristeza.

¿Qué pasó?

En el cementerio Bajos de Mena, esta tarde familiares y amigos despidieron a Marisol, una mujer de 55 años que falleció el martes recién pasado, tras un supuesto errado diagnóstico médico por parte de un profesional del Servicio de Salud Primaria de Urgencia (SAPU) San Gerónimo.

La familia se encuentra consternada, debido a que aseguran esta muerte se podría haber evitado, ya que la víctima era una mujer sana, que sólo sufría de hipertensión arterial.

Los hechos

La madre de tres hijos acudió el domingo 5 de junio al SAPU de San Gerónimo, con un fuerte dolor torácico, donde personal médico le suministró suero y dictaron el regreso a su hogar con fármacos extremadamente potentes, como Metamizol y Tramadol.

Afirma su nuera Valeska que Marisol empeoró, lo que llevó a acudir a la urgencia por segunda vez en un par de días. Al respecto, profundizó: “Yo ingresé y mi marido con su mamá en los brazos, nadie prácticamente le prestó ayuda, fuimos nosotros que la acomodamos en un camilla”.

Prosigue su relato la joven, comentando que luego los funcionarios del recinto asistencial, exigieron la espera afuera de los espacios acondicionados para atención de pacientes, pero en ese momento la víctima ya había dejado de existir.

Una muerte que pudo evitarse

Todos sus cercanos concuerdan en que los protocolos de rigor en este caso no se aplicaron, lo que significaba una pronta derivación hacia el Hospital Sótero del Río, donde cuentan con mayor implementación e instrumental para llevar a cabo de forma exitosa procedimientos donde peligra la vida de las personas.

La autopsia dio como resultado un infarto al miocardio. Sin embargo, el primer diagnóstico del domingo, no arrojó complejidad coronaria, por lo que estiman se trataría de una negligencia por parte de los doctores.

La familia hizo la denuncia en Fiscalía, y llegarán hasta las últimas consecuencias, para que los responsables sean sancionados o bien, la justicia actúe con penas de cárcel.

La Corporación de Salud y Educación se hace presente

La Secretaria General de la Corporación de Salud, Educación y atención de menores, Daniela Torres, lamentó el fallecimiento de la señora Marisol Zamorano y expresó sus condolencias a la familia, agregando que la municipalidad entregará todo el apoyo que puedan necesitar en estos difíciles momentos.

En el mismo contexto, sostuvo que “siempre velamos por la justicia y la transparencia en todo el trabajo en nuestros centros de salud. En esta oportunidad, de acuerdo a los protocolos, se instruyó la realización de una auditoría médica. Dicha auditoría es realizada por un médico de la Corporación, que no pertenece al Cesfam San Gerónimo, y los resultados debieran estar listos a principios de la próxima semana”.

“Para la municipalidad y la corporación es muy importante velar por el bienestar de los vecinos. Así como también de los funcionarios de los centros de Salud, que así como en el resto del país, muchas veces sufren agresiones injustificadas”, finalizó Daniela Torres.