El Juzgado de Garantía de Villa Alemana, decretó la prisión preventiva para Hugo Bustamante Pérez, hasta ahora único imputado del crimen de Ámbar Cornejo, fijándose un plazo inicial de cierre de investigación de 120 días. Su formalización fue por los delitos de violación, femicidio e inhumación ilegal.

Pesó en la decisión el historial criminal del sujeto y que se encontraba gozando de libertad condicional por el crimen de su ex esposa y de su hijo, pero también por el peso de pericias de la PDI que dan cuenta de una planificación previa, que quedó en evidencia en el peritaje del teléfono celular del imputado.

Entre los antecedentes que dan cuenta de la planificación, se encuentran los hechos de que entre los días 20 y 28 de julio, Bustamante realizó en su celular búsquedas del tipo “precios de armas eléctricas, venta de camisa de fuerza, tortura china, torturas para doblegar la voluntad, uso de bambú para torturas, uso del cloroformo para dormir personas“, entre otras de la misma índole.

Búsquedas que según la Fiscalía dan cuenta de que Bustamante “intentó ilustrarse respecto a cómo realizar el macabro hecho“.

La Fiscalía precisó que “se encuentran manchas similares a la sangre humana en tres sectores de la casa”: en el baño, en un chuzo, y en la pared que conecta su pieza y el living de su hogar” y la vivienda habría sido modificada.

“El piso del inmueble se encontraba forrado por planchas de madera prensada y enceradas con pasta de cera de color rojo, las cuales fueron retiradas, encontrándose debajo de ellas un piso de madera, evidenciándose una reciente reparación en dicho lugar“, relató la Fiscalía respecto del mencionado informe de la PDI.

Respecto de este antecedente, la Fiscalía explicó que el imputado “procuró tener tablas y clavos con anterioridad a la comisión de este hecho, para poder ocultar debidamente el cuerpo“.

Ante estos antecedentes, la magistrada del Juzgado de Garantía de Villa Alemana, Daniela Rodríguez, resolvió que “los antecedentes son bastante consistentes y relevantes“, para establecer la prisión preventiva. “Por un lado, está claro que los últimos movimientos de la menor fueron ir a la casa del imputado…la PDI encontró manchas de sangre en por lo menos tres lugares”, y el cuerpo fue encontrado en el domicilio del imputado.

Se agregó en la determinación de la jueza que las “ropas del imputado enterradas con manchas de sangre“, lo que claramente da cuenta de que “hay maniobras de ocultación“, que la magistrado tildó de “sofisticadas y poco usuales”.

La magistrado detalló que “se repite el modus operandi por el cual fue condenado en un delito anterior”, y que el imputado intentó escapar durante la etapa de investigación, por lo que su libertad representaba un peligro para la seguridad de la sociedad y había un eventual peligro de fuga.