La Corporación Chilena de la Madera condena los nuevos ataques violentistas registrados hoy jueves en Curanilahue, Región del Biobío, que dejan nuevamente una estela de terror y destrucción, y el impactante saldo de 10 trabajadores lesionados o agredidos mientras realizaban sus labores, 24 vehículos mayores quemados y el robo de una camioneta, siendo afectadas seis empresas.

Este grave atentado se suma a la larga lista de hechos de violencia que vienen sufriendo diariamente quienes viven y trabajan en la macrozona sur de nuestro país. Este nuevo ataque confirma que existen grupos armados ilegales que cada día con mayor audacia, agresividad y poder de fuego. Es muy grave que a pesar de los anuncios de investigaciones y querellas, constatar que no hay resultados ni detenidos por estos hechos y los distintos poderes del Estado y organismos competentes no han sido capaces de detener esta espiral que cada día amenaza con extenderse a mayores territorios: ayer era la Araucanía, luego se sumó Los Lagos y los Ríos y hoy Biobío. ¿Qué región sigue después?

Corporación Chilena de la Madera, CORMA,  (Asociación gremial que reúne a más de 170 pequeñas, medianas y grandes empresas dedicadas al cultivo de bosques y producción de madera y fibra).