Con el folclor en las venas

677

El cajonino Antonio Urbina es profesor e integrante de diversos conjuntos folclóricos, una pasión musical que asegura, heredó de su familia.

Desde hace 5 años que Antonio Urbina (50) es profesor y monitor del conjunto “Brisas del Cajón Del Maipo”, que se caracteriza por ser el único grupo de adultos mayores que se dedica a la práctica de  bailes folclóricos en la comuna cordillerana.

Desde que se hizo cargo de ellos, el “profe” se ha preocupado también de darlos a conocer a la comunidad, llevándolos a diversas actividades y lugares, tales como desfiles, colegios y clubes de adulto mayor entre otros. Lamentablemente la llegada de la pandemia al país hizo que sus reuniones y ensayos se verían abruptamente cancelados, los que tras dos años retomaron a principios del mes de abril, para alegría de todos.

Y es que el “profe”, nacido y criado en el Cajón del Maipo, posee un CV con bastante trayectoria, con una vida ligada al folclor, gusto que heredó de su familia y principalmente, de su  madre, participando en el colegio de niño, y siendo campeón de cueca años atrás, a nivel tanto regional como nacional. 

“Me formé como profesor con el conjunto folclórico Cordillera, con quienes estuve 15 años, hasta el 2003, dirigido por Marisol Torres y Juan Vásquez. Posteriormente, desde ahí nace la idea de armar una Escuela de folclor en la comuna, de donde surgen varios monitores, y yo por mi parte, le impartí clases a otros grupos del Cajón. Así nace el conjunto Chiquiyán, el grupo folclórico de niños de la comuna y al que yo pertenezco, que es Chagual, del Hospital San José de Maipo”, comenta.

Sobre lo mismo, agrega: “a la vez, realicé una pasantía en el Bafona, en donde estuve por un tiempo, y pertenezco como “parche” del conjunto folclórico Villa San Bernardo, con quienes he podido viajar a Europa, desde el 2003 a la fecha. Mi último viaje fue el 2019 a Republica Checa”.

VOLVIENDO A ABRAZARSE

Sobre su experiencia como profesor del conjunto “Brisas del Cajón del Maipo,  señala que para él “fue un gran desafío ser su monitor, pues no había trabajado antes con adultos mayores. Debo decir que es una de las mejores decisiones que he tomado en la vida, pues es muy gratificante. A pesar de los años, ellos tienen una muy buena memoria, la que se activa mucho más a través de los bailes y la música. Es algo muy lindo”.

Urbina junto a sus adultos mayores se reunieron a fines de marzo, antes de comenzar con  los ensayos, oportunidad en que nuevamente todos pudieron volver a abrazarse y compartir: un momento muy emocionante, que les dio las energías y las ganas para comenzar con todo el presente año, instancia en la que se hizo presente el alcalde Roberto Pérez, para sorpresa de todos, quien se comprometió a apoyarlos y ayudarlos en lo que fuese necesario.