La fiscalización ocurrió el pasado 12 de junio y este lunes se abrió un sumario sanitario.

Carabineros de la 20ª Comisaría y Seremi de Salud realizaron el pasado 12 de junio una fiscalización a los establecimientos comerciales que se mantienen funcionando durante las restricciones que ha traído la medida de confinamiento en Puente Alto.

Es así como el equipo que recorrió parte del casco histórico de nuestra comuna, llegó hasta uno de los locales Fruna, dedicado a la venta principalmente de confites, ubicado en la intersección de Santo Domingo con avenida Tocornal.

Tras la inspección, que considera la revisión de las medidas de seguridad de los trabajadores y del recinto en general para enfrentar la pandemia, se pidió documentación sobre si hay trabajadores que actualmente estén en cuarentena o estén enfrentando contagio por Coronavirus.

Fue así como se corroboró, según Carabineros de la Prefectura Cordillera que hay 7 trabajadores Covid-19 positivo, actualmente haciendo uso de su licencia médica, por lo que la determinación de la Sermi de Salud fue la prohibición de funcionamiento.

Horas más tarde la información fue confirmada vía Twitter y el cierre se justifica “por ser un potencial lugar de contagio”.

Este lunes ya se inició un sumario sanitario al recinto comercial.