El artista callejero era oriundo de esta ciudad y residía en el sur del país -comuna de Panguipulli-, lugar donde fue abatido por un uniformado.

¿Cuál es el argumento?

Según el fiscal regional de Los Ríos, Juan Agustín Meléndez, el funcionario policial que disparó en contra de un artista callejero en febrero pasado, en la comuna de Panguipulli, podrá ser dejado en libertad, ya que argumentó que el hecho ocurrió bajo legítima defensa y que el imputado utilizó su arma “bajo circunstancias extremas de riesgo”. Durante esta semana la Corte de Apelaciones de Valdivia resolverá dicha petición.

Recordemos que el joven malabarista, Francisco Martínez Romero, era oriundo de Puente Alto. En febrero pasado fue muerto en manos de un carabinero, quien al obligarlo a proceder a un control de identidad y el fallecido resistirse, debió utilizar su arma de fuego, luego que Francisco intentara agredirlo con armas cortopunzantes, específicamente un machete, el que el interpelado empleaba en sus presentaciones callejeras.

¿Armas?

Algunas versiones apuntan a que las armas blancas de su espectáculo eran de juguete, lo cual es parte de la investigación. Una enfermera socorrió al joven, quien en seguida se desplomó, pero lamentablemente y pese a las técnicas de reanimación no lo logró.

Hace casi un año del hecho, el malabarista callejero fue trasladado a Puente Alto -su comuna de origen- y fue velado en el sector de Bajos de Mena, donde habita su familia.