*El martes de esta semana el alcalde Germán Codina confirmó el primer caso, pidiendo a los habitantes aislamiento social.

*Desde el lunes comenzó la vacunación por la influenza, donde los primeros días fueron un caos por la ansiedad de los adultos mayores y de los pacientes críticos.

*En la ciudad es difícil encontrar elementos como alcohol gel y mascarillas.

*Estamos desde las cero horas del jueves bajo estado de excepción constitucional, lo que podría ayudar a controlar la propagación del virus.

Todo depende de nosotros, de nuestro comportamiento y el de acatar las disposiciones que las autoridades impongan para evitar más contagios de coronavirus.

Cada persona es importante y tiene que sentir el peso de la responsabilidad.

El martes pasado, fue el propio alcalde, Germán Codina, quien confirmó el primer caso de contagio por coronavirus en la ciudad.

Indicando que la persona está en buenas condiciones e internada en un recinto asistencial.

“Hemos confirmado el primer caso de coronavirus en Puente Alto. Se trata de un hombre de 58 años quien se encuentra debidamente aislado y bajo tratamiento médico en la Asociación chilena de Seguridad. Asimismo, su familia está siendo observada por profesionales de la salud, quienes también han ido  localizando a las personas que tuvieron contacto con él”, detalló Codina a través de un comunicado.

En el  mismo texto el alcalde solicitó a los puentealtinos cooperar en este emergencia sanitaria.

“Le pido a toda la comunidad puentealtina evitar cualquier contacto innecesario. Mantener aislamiento social recomendado y tener presente que la suspensión de clases es para evitar que nuestros niños y jóvenes sean agentes de contagio”, declaró la autoridad comunal.

Codina usó su cuenta de Twitter además para advertir que podrían presentarse otros casos en la comuna.

“¡Ojo! Existen otros casos que están en estudio, pero aún no han sido ratificados por el Instituto de Salud Pública (ISP). El llamado es a informarse por canales oficiales para evitar todo tipo de rumor”, escribió en su cuenta oficial el alcalde.

Sin duda que es un hecho que el número de contagiados irá subiendo en la ciudad, de ahí que el objetivo sea contener la propagación para no saturar los centros de salud.

LA ANSIEDAD POR LA VACUNA

En medio de la crisis por el coronavirus se inició esta semana en todo el país la campaña de vacunación contra la influenza, el que tuvo un arranque caótico por la ansiedad de vacunarse ante el temor que ha generado la nueva pandemia.

Según la Organización Mundial de la Salud, la población más vulnerable al contagio de la influenza son las personas mayores de 60 años y con enfermedades preexistentes, como, por ejemplo, hipertensión o diabetes.

En el país, hay  cerca de 3 millones y medio de adultos mayores, que es un 20 por ciento de la población.

También están en este grupo de riesgo las mujeres embarazadas, los enfermos crónicos, los funcionarios de la salud y niños que cursen hasta 5to Básico. 

Todos ellos pueden presentar complicaciones en caso de adquirir la enfermedad.

Para la población de riesgo la vacuna es de carácter gratuita en consultorios, no así en vacunatorios privados en todo el país.

Hasta la mitad de semana en todo el país se habían vacunado más de 12% de la población de riesgo.

De ese total, se inmunizaron – al martes- 125 mil niños de seis meses hasta 5° Básico, 280 mil adultos mayores y 202 mil enfermos crónicos.

“Les he instruido a los alcaldes que esta primera quincena, comience la vacunación de los adultos mayores, porque son ellos los  que durante el invierno, si les afecta la influenza tienen más riesgo de enfermar”, detalló la subsecretaria de Salud, Paula Daza.

Asimismo, precisó que se coordinó con el Ministerio de Educación “para tener turnos éticos durante ese periodo, para que la población escolar se vacune durante la primera quincena de abril”.

Si bien la autoridad ha asegurado que no hay problemas de stock de vacunas contra la influenza, la población colapsó entre lunes y martes los consultorios.

En el Alejandro del Río, por ejemplo, adultos mayores madrugaron el lunes 16 de marzo para hacer fila y obtener un número para ser vacunados esa jornada.

Algunos llegaron pasadas las 4 de la mañana, lo que sin duda es más riesgoso para su salud.

Otras personas, en tanto, se aglutinaron a las afueras del recinto cuando ya se habían entregado los números, esperando alguna respuesta satisfactoria.

Teresa Acevedo, de 70 años, sufre de Parkinson y llegó ese lunes 16 de marzo a las 7:30 horas al consultorio Alejandro del Río.

“No habían más números. Tengo que venir mañana (martes). Yo tengo parkinson y diabetes. Mañana deberé estar a las seis para ver si alcanzo algún número”, relató esta mujer puentealtina.

Misma situación vivió Isidora Cádenas, quien por sus enfermedades no puede salir temprano desde su casa.

“Yo tengo 83 años. Siempre me vacuno el primer día y hoy (lunes) no pude salir tan temprano porque tengo remedios que tomar durante la mañana”, manifestó esta adulta mayor a PALD.

Los cierto es que ante esta situación la Corporación de Salud de la comuna tomó medida para evitar aglomeraciones, poniendo en marcha un plan de vacunación diaria.

La idea es recorrer distintas sedes sociales de Puente Alto. En total serán 26 puntos.

Asimismo, desde la Corporación se indicó que “las vacunas para los grupos de riesgo están aseguradas. Desde nuestros centros de salud se están coordinando con los establecimientos educacionales para desarrollar la vacunación de forma segura a nuestros niños (desde 6 meses hasta 5to básico)”.

Sobre este punto, el alcalde Codina anunció que “desde la próxima semana los colegios llamarán a sus alumnos a vacunarse”.

Todas estas medidas van en la búsqueda de bajar la ansiedad de los adultos mayores y sobre todos de las familias donde más de algún integrante debe vacunarse.

De ahí que el llamado sea a la calma y seguir las indicaciones de las autoridades.

Vacunas hay, pero el orden es primordial.

PRODUCTOS AGOTADOS

Tal como ha pasado en otras comunas del Gran Santiago, en Puente Alto es casi imposible adquirir alcohol gel y mascarillas.

Simplemente no hay mucho stock en el mercado tras la propagación del coronavirus.

Bien lo sabe Constanza Vera, propietaria de Casa Ortopédica Puente Alto, local ubicado en el Núcleo Urbano de Balmaceda.

Constanza dice que el alza en las ventas de mascarillas comenzó hace poco más de un mes, aunque ahora está el boom del alcohol gel.

         “Ahora comenzó el boom del alcohol gel. En los lugares que yo comparaba está totalmente agotado. La gente hizo fila para comprar alcohol gel”, contó a PALD.

Las bolsas que tenía hasta el día martes de esta semana eran de 950 ML, las que vendía a $5.500.

Consultada por si ponía restricciones en la compra, puntualizó que solo vende dos bolsas por persona.

“Me pasó hoy con el alcohol gel. Vendo  máximo dos bolsas por personas, ya que hay muchas personas que no tienen alcohol gel, por lo tanto hay que dosificar las ventas”, declaró Constanza.

Sobre la comercialización de las mascarillas, las más buscadas son las  3M contraparticulas N95.

“Se han vendido mucho. Ahora me quedan muy poquitas y las vendo por unidad y si me llegan cajas, las voy a vender por cajas”, aseguró la emprendedora.

Constanza Vera sabe que en este momento su negocio es uno de los más buscados por las familias que quieren abastecerse de insumos básicos para prevenir el coronavirus.

Sin embargo, ha tomado una actitud responsable en la venta, a fin de que la mayoría adquiera lo que necesita.

Esta es una forma de ser responsable con la comunidad y que contribuya al bien general.

Eso es lo que están pidiendo las autoridades, que cada uno aporte desde seguir las indicaciones y mantenerse en casa.

Todos somos importantes a la hora de evitar la propagación del virus.