Ximena Silva se despeña como profesora de diversos talleres artísticos, enseñado con cariño y cercanía desde niños hasta adultos mayores.

Desde hace 10 años que Ximena Silva se desempeña como profesora de diversos talleres artísticos de la Corporación Cultural de Puente Alto, los que se imparten de forma gratuita a los vecinos y vecinas de la comuna: así es como ha desarrollado clases en talleres de pintura al óleo, de dibujo, ilustración y manualidades

“Vengo de una familia donde somos 6 hermanas, y dos salimos con lo de la veta artística. Ya de niña tuve esta vocación, como le llamo, pues dedicarse 100% al arte en Chile es complicado, y en ese sentido me considero una persona afortunada, pues siempre he pensado que el arte tiene dos caras: satisface mucho en lo espiritual, es terapéutico, ayuda a olvidar las penas, y por otro lado, choca con la realidad, pues no es rentable”, señala Ximena, egresada de Licenciatura en Arte de la Universidad de Chile.

Eso sí, la “profe” cuenta que antes de ejercer, contrajo matrimonio, y por dos décadas desarrolló tareas de dueña de casa, atendiendo a la vez la crianza de sus 4 hijos. En este sentido, reflexiona sobre esta labor, la que cree en nuestro país está tan denostada, y que en el último tiempo ha tomado el lugar de relevancia que le corresponde, con incluso legisladores proponiendo que dicho trabajo reconocido, de forma, además, remunerada.

“Con orgullo digo que fui, y me considero hasta hoy, dueña de casa. Es un trabajo tremendo, en el que además pude estar presente en la formación y educación de mis hijos, en que tres de ellos se dedicaron a la música, por lo que pudieron desarrollar sus talentos”.

Ya con sus “retoños” mayores, Ximena decide retomar su carrera: de esta forma comienza a realizar talleres de arte en unidades vecinales, parroquias, para luego desempeñarse en la Corporación Cultural de La Florida y llegar, finalmente, a realizar talleres artísticos en la Corporación Cultural de Puente Alto.

“COMO APRENDER A ANDAR EN BICICLETA”

En sus labores de profesora de talleres artísticos, Ximena ha realizado clases tanto a niños, jóvenes, adultos y adultos mayores de la comuna. “Puedo decir que me siento plena, me encanta lo que hago, pues además es algo que no es rutinario, siempre hay nuevas experiencias, con gente distinta. Algo que les digo a mis alumnos es que más que ‘enseñarles’ a pintar, a dibujar, etc. más bien lo que yo hago es acompañarlos en el proceso creativo, algo así como aprender a andar en bicicleta: cuando uno le pone rueditas de apoyo, esa soy yo, y de repente no te das cuenta y vas a andar solo, por tu cuenta, ya que lo que se necesita es ese pequeño empujoncito para que la persona tome confianza y desarrolle su talento”, afirma.

Asimismo, comenta que muchos de sus pupilos no tomaban un lápiz o pincel desde el colegio, por lo que, al llegar a sus clases, comienzan a redescubrir su gusto por el arte. En este sentido, destaca cómo alumnos de su taller de pintura conformaron la agrupación pictórica “Egacal”, siendo invitados ya en varias oportunidades a exponer sus trabajos en ferias de emprendiendo llevadas a cabo en Puente Alto, ocasiones en que siempre los acompaña, con mucho orgullo. A la vez, de forma personal, la “profe” ha realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas, recibido premios en concursos de pintura en su especialidad: la pintura de paisaje.