La crisis económica mundial que ocasionó la pandemia, complementaria a las ascendentes cifras de inflación en Chile, genera desigualdades sociales que actualmente son insostenibles por millones de familias chilenas.

¿Qué sucedió?

Alza de precios en el rubro alimenticio ha calado hondo en la población; inflación, cesantía y falta de oportunidades han desencadenado un caos al interior de la clase media y del sector considerado vulnerable.

Es así, que muchos se han visto en la obligación de extremar medidas, como endeudarse, o bien tomar la decisión de vivir en la caridad, o recoger alimentos en los desperdicios de ferias libres y supermercados.

Según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), en Chile al menos uno de cada siete chilenos pasa hambre o come mal diariamente.

Una colombiana en Chile

Esa es la historia que vive Angie Castaño, quien llegó desde Colombia a nuestro país con el sueño de un mejor porvenir, sin embargo, terminó recogiendo comida en ferias libres para poder sobrevivir, según informó a Meganoticias.

“Yo lo primero que hago es vender. Vendo dulces porque en este momento no tengo empleo. Alcanzo a comprar algunas cosas en la feria, lo que vea que está económico y lo otro es lo que consigo en la calle”, señaló al medio ya citado.

Asimismo, indicó que “jamás pensé tener que hacer esto. Yo tenía un sueldo fijo, tengo una buena carrera. Trabajaba con niños con síndrome de Down, con personas de tercera edad, soy físico terapeuta, tengo cursos de enfermería, de inyectología” y que el hecho de “buscar un mejor futuro, el famoso parecido sueño americano me tiene acá”, lamentó.

Dirigente del gremio

En este contexto, es que la dirigente de la feria La Unión de La Florida, Emma Barrientos, expresó a Mega que “me llama la atención y me da un poquito de melancolía de ver que la gente no tenga la capacidad de solventar todas sus necesidades básicas como la alimentación”.

“Hemos visto que ha ido acrecentando la cantidad de personas que vienen a solicitar nuestros desechos. Y nos preocupa mucho que se vaya agravando, porque eso es sinónimo de cesantía, es sinónimo de pobreza”, finalizó.

¿Cuánto alimento se desperdicia?

Según la FAO, en Chile se pierden anualmente cerca de 1.300 millones de toneladas de alimentos, cifra que es suficiente para alimentar a 2 mil millones de personas.

Darío Contreras, un activista y creador de maifud.cl vive de cerca esta realidad, por lo que se enfocó en una interesante iniciativa respecto a este tipo de desechos. “La primera vez que yo fui a rescatar alimentos a la feria fue muy chocante recoger algo del piso”.

No obstante, señaló que “es comida que está en perfecto estado y solamente tiene un poco de tierra, que se cayó al suelo. Si se lava bien y se desinfecta, no tiene ningún problema. Lo importante es que la gente no sienta vergüenza de rescatar alimentos. Es mejor que ese recurso natural sea aprovechado y no tirado a la basura”.

Por último, cada iniciativa puede ayudar a alimentar a gente en situación de calle con productos que se recuperan en las ferias libres.